La relajación como medicamento

 

 

 

La relajación es un práctica utilizada por el yoga desde antaño y denominada savasana o postura de cadáver, ya que el practicante, para aflojar bien toda su musculatura, debe conseguir la mayor inmovilidad posible.

Existen muchísimos motivos para asistir a un taller de relajación en Madrid, y máxime en una sociedad competitiva, tensa y perturbadora para el cuerpo y para la psique. La relajación, es un “medicamento” de fácil aplicación y para el que no existe ningún tipo de contra indicaciones. La relajación nos permite detenernos y soltarnos, desencadenando así beneficios fisiológicos.

 

Algunos beneficios que reporta la práctica de la relajación:

 

– Enriquece interiormente

– Sincroniza la unidad psicosomática

– Estimula la atención plena mental

– Alivia la tensión neuromuscular

– Cultiva la actitud de serenidad

– Nos enseña a ser mas resistentes a los factores que producen ansiedad

– Combate la melancolía y el estrés

No exagero cuando digo que esta técnica es una fuente de vitalidad en muchos sentidos. Cualquier persona, en unas cuantas semanas, si practica con asiduidad, puede obtener fases profundas de relajación, muy beneficiosas y reparadoras.

Alcanza al cuerpo y a la mente, y va cultivando una actitud de paz interior, equilibrio y ecuanimidad que, después, puede mantenerse en la vida cotidiana, pues se va ganando la denominada “respuesta de relajación” que luego impera en cualquier momento o situación de la vida.

Para la práctica es mejor tener el estómago vacío, conviene utilizar prendas cómodas, que no presionen. Una sesión puede durar quince o veinte minutos, lo importante es ir sintiendo cada parte del cuerpo y tratar de soltar. Aunque la relajación se puede realizar sentado, lo mejor para aprender a relajarse en profundidad es extenderse sobre la espalda, colocar la cabeza en el punto de mayor comodidad y situar los brazos a ambos lado del cuerpo, uno mismo va deslizando el foco de atención lentamente desde los pies a la cabeza, sintiendo y soltando, sintiendo y soltando. Pero también otra persona puede, con su voz susurrante, ayudar a relajarte.

Relax.

 

 

 


Categories: La relajación